¿Tarda mucho? Pulsar aquí

Dehesa de la Oliva: a 6,1 Km de Casa rural Melones

Una visita a la Dehesa de la Oliva te permite descubrir la historia de los primeros habitantes de este territorio. Un viaje en el tiempo que se remonta hasta el Paleolítico Superior y recorre el Neolítico y el periodo romano hasta el medievo. En Casa rural Melones nos gusta que conozcáis la historia de Patones. Nuestra cultura y paisaje tiene mucho que ver con los pueblos que han habitado este territorio desde hace miles de años.

En uno de los cerros de las Calerizas, en la Dehesa de la oliva, la geología moldeó una cueva con tres plantas y más de diez kilómetros de longitud. Debió ser un buen refugio porque los osos cavernarios ya la utilizaban hace miles de años. Y es en esta cueva, la del Cueva del Reguerillo, donde comienza la historia de los primeros habitantes de Patones. Los primeros habitantes de la dehesa de la oliva eran cazadores del Paleolítico superior. Sus grabados quedaron en la cueva como testimonio de su presencia y forma de vida y fueron descubiertos milenios después.

Siglos después, la Dehesa de la oliva estaba habitada por pueblos prerromanos. Debieron poblar esta zona durante trescientos o cuatrocientos años. Vivían en pequeñas chozas, similares a las primeras casas de Patones de Arriba. Se dedicaban principalmente al cuidado del ganado.

Un lugar estratégico como el cerro de la oliva fue descubierto por los romanos que aproximadamente en el siglo I ac crearon una ciudad. Pudo ser después de Alcalá de Henares la mayor ciudad de lo que hoy es la provincia de Madrid. Tenía unas quince manzanas con siete y ocho viviendas, un edificio porticado, un mercado… Con la llegada de los romanos los pobladores empezaron a dedicarse a la agricultura, desarrollando los cultivos que aun se mantienen en la vega del Jarama como el olivo, la vid y el trigo.

Con el cambio de Era la ciudad se abandonó de forma programada. Los habitantes recogieron sus bienes y se trasladaron al valle. A asentamientos como Uceda o Talamanca donde tenían las tierras de labor y mayor facilidad de comunicación.

No hubo ocupación estable hasta cinco siglos después cuando se generó un pequeño núcleo urbano en la parte baja del cerro de la oliva. Durante esta época se creó un cementerio sobre los restos de la antigua ciudad romana. Una necrópolis visigoda con más de treinta tumbas.

En una visita a la Dehesa de la Oliva puedes pasear por el yacimiento y consultar los paneles informativos que nos explican cómo fue la ciudad. La cueva del Reguerillo se encuentra cerrada desde 2006 por motivos de conservación.

Visita a la Dehesa de la Oliva

Visitar la Dehesa de la Oliva te permite descubrir la historia de los primeros habitantes de Patones. Nuestra cultura y paisaje tiene mucho que ver con los pueblos que han habitado este territorio desde hace miles de años.

Dehesa de la Oliva cómo llegar

Se tardan apenas 6 minutos en coche desde Casa rural Melones hasta la Dehesa de la Oliva. Tomando la Avenida de Madrid hacia la izquierda salimos de Patones de Abajo en dirección El Atazar por la carretera M-102. Continuaremos dejando a mano derecha los cruces de Uceda y Valdepeñas. Seguimos recto por la M-134 hasta un pequeño aparcamiento donde encontraremos una señalización de Yacimiento Arqueológico.

Se puede llegar caminando realizando la ruta por Patones “Nuestros orígenes”. Puedes
descargar el plano aquí.

MÁS EN PATONES…

panoramica patones arriba

PATONES DE ABAJO

 

panoramica patones arriba

PATONES DE ARRIBA

 

panoramica patones arriba

PONTÓN DE LA OLIVA

 

Dehesa de la Oliva

CANAL DEL CABARRÚS

 

Canal de Cabarrús

PRESA DEL ATAZAR